viernes, 13 de noviembre de 2015

Equinoterapia (nota para la Revista CLIP / La Razón de Chivilcoy )

MUNDO ANIMAL

Equinoterapia

La Salud del Hombre a partir  del Contacto con el Caballo” 

Patricio Crespo Med. Vet.

Cuando el ser humano comienza   a buscar formas de curar, curarse, aliviarse o simplemente mejorar su estado de salud física y psíquica; utilizando tratamientos no invasivos, sin drogas o tratamientos que contemplen al ser humano con la visión holística de un todo formado por energía; se dirigió con aciertos y errores hacia  lo llamado genéricamente  “natural ”.
Esta imprecisión que generaliza “todo”   lo que la naturaleza aporta poco tiene de nuevo.
Es decir que New Age es un término que con seguridad no es bien utilizado, porque de nuevo (new) poco tiene.
Estos modos de curarse hacen hincapié en el uso de plantas, aromas, piedras (gemas) etc,etc.
Con resultados diversos, en general son bastante populares con escaso sustento científico y la mayor parte de las veces, con pocos o nulos resultados.
Al final, la ciencia se impone. Esto no significa que lo empírico, ancestral, trashumante, tradiciones ancestrales etc…no aporten nada. Aportan y hay que considerarlas como corresponde. Con cuidado y atención. Particularmente, me interesan mucho esos conocimientos, porque hoy la ciencia y la tecnología va demostrando que tal o cual práctica sobre los hijos de la naturaleza son acertadas.  

Incluir a la equinoterapia, acupuntura y homeopatía en el grupo de “lo alternativo” es un error, ya que tienen sustento científico.
La Equinoterapia, es antiquísima  y  mas que demostrado está que a través del contacto  hombre - caballo resuelve o alivia problemas físico-psíquicos de diferente índole.
La casi perdida cultura del caballo en el mundo ( en donde hoy el equino es un deportista de elite) hace que el contacto con un caballo no sea cosa de todos los días.
Pero la utilización de ejercicios ecuestres con finalidades de reeducación psicomotora de los portadores de deficiencias no es un descubrimiento nuevo como sería de pensar dado el interés reciente surgido por esta práctica HIPÓCRATES: (458 - 377 AC; padre  de la medicina), en su libro "LAS DIETAS", aconsejaba la equitación para “regenerar la salud y preservar el cuerpo humano de muchas dolencias y sobre todo en el tratamiento del insomnio”. Además de eso afirmaba que “La equitación practicada al aire libre hace que los músculos mejoren su tono”.
Al margen de los datos técnicos de la medicina antigua siempre y hasta hoy se destacó que la mejoría de los pacientes se debe a un agudo y sutil intercambio de energía  (empatía) entre el caballo y su jinete. Esta relación permite lograr cambios que van desde la modificación permanente de estados de ánimo a la mejor predisposición del organismo en le regeneración de tejidos.
El movimiento tridimensional sumado a los multidireccionales producidos por el movimiento del caballo y el ritmo de su paso, lo tornan un Instrumento quinesioterapéutico.
Cada paso completo del caballo presenta patrones semejantes al caminar humano, impone dislocaciones de la cintura pélvica del jinete del orden de los 5 cm. en el plano vertical, horizontal y longitudinal y una rotación de 8 grados para un lado y para el otro. El caballo al dislocarse, exige al jinete ajustes tónicos para adaptar su equilibrio a cada movimiento. Cada paso del caballo, produce desde 1 a 1,25 movimientos por segundo, en 30 minutos de trabajo, el jinete ejecuta entre 1800 y 2250 ajustes ósteo-articulares que son transmitidos al cerebro vía médula con una frecuencia de 180 oscilaciones por minuto, lo cual es reconocido como lo más adecuado para una buena salud. 
Cualquiera que no esté acostumbrado a montar a caballo luego de un paseo sostenido notará que “le duelen”  varias partes del cuerpo. Esto no es otra cosa que la consecuencia de la acción  de esos músculos intentado adaptarse al movimiento del equino.
Estos músculos accionando intensamente más la liberación de endorfinas y endocefalinas  (neurosustancias que actúan aliviando los dolores y son las que provocan sensaciones de placer)  favorecen la recuperación de personas con discapacidades físicas y mentales.
Los jinetes, pacientes o alumnos de esta disciplina fortalecen sus pantorrillas, muslos y glúteos .Sus grupos musculares son los que nos sujetan al caballo. Las articulaciones del tobillo, rodilla y dorso-lumbar absorben los movimientos de acomodación. La equitación en general desarrolla destreza, robustez física y actividad general del cuerpo. Hace también aumentar:
- La voluntad
- El espíritu de decisión
- La iniciativa
- La resolución
 El adiestramiento del caballo desenvuelve:
- La tenacidad
- La perseverancia
- La calma
- La paciencia
- El dominio de sí mismo
 Todas estas son virtudes antagónicas a:
- La  Cólera
- El Desatino
- Precipitación

Estos items tomados de algunos centros de equinoterapia que hoy existen en Argentina muestran la amplitud del simple hecho de decidirse a montar a caballo. Sea por afición o como método curativo.
Cuando se menciona a la terapia natural pocas veces se mencionan a los animales. En el caso del caballo la sensación de fortaleza física y espiritual mejora a pacientes con debilidades en su esfera psíquica. La  confianza y el ser precavido  son actitudes que adoptan, aprenden o desarrollan  los  jinetes.
De valor incalculable en aquellos que padecen disminuciones o impedimentos físicos irreversibles. Debe destacarse que la psiquis no tiene frontera en cuanto a su desarrollo en un ser sano psíquicamente, una malformación congénita o un temor determinado pueden superarse desarrollando autoestima, valor y confianza en sí mismo. Son necesarios profesionales capacitados en equinoterapia  y  ganas de progresar, los caballos destinados para esta tarea están siempre dispuestos a conectarse con el hombre.
Para finalizar, no es necesario padecer una enfermedad determinada para sentir, los efectos positivos de un trote  o un galope.
Sin dudas podríamos decir que cabalgar es un “caballo a tierra”.
                                                                      
                                                         



No hay comentarios:

Publicar un comentario